Cuando un bebé llega al mundo todo se revuelve, la casa cambia, el sueño se altera y no hay dos meses que sean iguales. Nada mejor que las fotos para conservar esta memoria siempre viva, registrando los pequeños y grandes pasos de tus peques. Por eso, si estás pensando hacer fotos de tu bebé en casa y no sabes muy bien por dónde comenzar, te dejamos una serie de consejos para que conserves siempre el recuerdo de estos momentos únicos e irrepetibles. Sea con tu propia cámara o llamando a uno de nuestros fotógrafos, no dejes de ponerlos en práctica.

¿Cómo estar listos para la sesión?

Aunque también puedes aprovechar un momento de sueño para robarle una o dos fotografías, lo ideal de lo ideal es que bebé haya comido y esté descansado para que nos regale sus sonrisas. Por eso es bueno elegir un horario en el que suele estar cómodo. Si es un bebé que duerme siesta a la mañana y a la tarde, pues en algún momento que no altere su ciclo, puede ser justo después de comer. Si es un bebé que sólo hace siestas a la tarde puede ser interesante hacerlas a la mañana cuando está de mejor humor.

Si son dos o más peques, es importante que se hagan las fotos justo en el momento en que coinciden en el buen humor :).

¿Cómo preparar la casa?

En una sesión en casa conservaremos también el recuerdo del espacio donde bebé está creciendo. Se pueden hacer las fotos en varios lugares: el salón, la habitación del bebé e inclusive la habitación de los padres para una foto de familia. Lo mejor sería que las habitaciones estén despejadas y solamente con los objetos que quieren que estén visibles en las fotografías. Si bien esta es una tarea gigante cuando bebé acaba de nacer, luego ¡vale la pena!

1/1

¿Qué tipo de luz queda mejor?

Las fotos de bebés quedan muy bien con luz difusa que suaviza la piel y les da un tono muy uniforme. Por eso es mejor evitar hacer las fotos en un momento donde haya sol directo porque se verán muchos contrastes o habrá que usar el flash. Si no puedes evitarlo, idealmente habría que poner una cortina delgada blanca para que filtre el exceso de luz o fotografiar al bebé en la zona en sombra.

Además, para que los ojos de bebé tengan ese brillo especial, lo mejor es que todas las personas fotografiadas miren en dirección de la ventana y el sol directo puede hacerles fruncir el ceño o estornudar.

 

¿Cómo elegir los fondos?

En las fotografías de bebés los tejidos cobran un lugar especia. La idea es la misma, contar una historia de cómo es el mundo del bebé. Si tienen almohadones con dibujos, o mantas con texturas o pequeños dibujos, o algún tejido que les guste en particular en casa., se puede tener cerca y utilizar para acompañar las fotos.

1/1

¿Cómo vestirse? ¿qué ropa preparar?

Nosotros recomendamos que todos quienes estarán en la sesión se vistan de colores acordes para que la foto sea más equilibrada. Sin embargo, cada uno mantiene su look como se sienta mejor. Además, en fotos de interiores recomendamos usar ropa clara para que ilumine más los rostros y no de reflejos extraños. Si se usa ropa negra o muy oscura, generalmente la foto también se verá menos luminosa.

Para el bebé se puede prever dos o tres cambios que se usan según su humor. Lo mejor es que use ropa con la que se sienta cómodo, sin frío ni calor porque sino podría sentirse molesto y llorar. Añadir cosas como un sombrero tejido de los abuelos puede dar un toque de color sin necesidad de cambiar y molestar a bebé.

Sobre los accesorios: si tienen algún objeto particular que quieran que salga, es ideal tenerlo a la mano. Puede ser un doudou, o una mantita, o algún pequeño regalo que tenga una significación especial. Se puede usar de primer plano o simplemente de compañía.

1/1

¿Cómo realizar la sesión?

Hay que empezar definiendo en qué lugares haremos las fotos y preparando los espacios para ello.

Al inicio lo mejor es que bebé esté en brazos para que se acostumbre a la cámara y si hay un fotógrafo, pues a esta presencia extraña. Se puede utilizar el sofá para una fotografía de familia, pero si no es posible allí, existen otros lugares como la cama de los padres.

Si en la casa hay alguna pared pintada o que tenga una decoración, se puede fotografiar a bebé allí sosteniéndolo en brazos.  

Luego, es la hora de ponerse con el modelo principal. Idealmente lo mejor es colocarlo cerca de la ventana, mirando hacia ella, en alguna pose en la que esté cómodo. Si el bebé tiene menos de seis meses y aún no se sienta se fotografiará desde arriba y haciendo primeros planos en la zona de la cara, de los pies y de las manos.

Si el bebé tiene más de 6 meses y ha empezado a sentarse o a gatear, lo mejor es hacerle mirar hacia la ventana (a veces muy muy difícil). Eso sí, lo que está detrás debería estar lo más despejado posible o pedir a alguien que sostenga un falso fondo con una manta o un cartón con dibujos.

 

¿Qué poses en particular puedo intentar?

Cuando las fotos son de un recién nacido o un bebé pequeñito, lo mejor es pensar en términos de escala. Imaginar lo pequeñas que son sus manos y sus pies. Para eso, lo mejor es colocar entre nuestras propias manos las suyas o  partes de su cuerpo. Esta sensación de estar en los brazos es lo que da fotografías llenas de calidez y de entrega dónde bebé está seguro.

Si lo que buscas son fotografías de recién nacido de sólo bebé con accesorios, sombreros, y sobre todo, dormido, intenta hacer tus fotos en los primeros 14 días después del parto, que es el período donde duermen mucho mucho. Colócalo en posición fetal, con piernitas hacia abajo.

Finalmente, las fotos piel con piel quedan muy bien. No dudes en intentarlas.

© 2018 My Paris Photo Tour.

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon